jueves, julio 20, 2006

Aldo acaba de comenzar su ya tradicional sesión inaugural con el Come Together de The Beatles (ahora suena Morrissey), y ya hemos tenido la anécdota del festival: un amigo de Howe, canadiense de origen japonés, se ha presentado sin previo aviso en la caseta de acreditaciones. Normalmente no se hace caso a este tipo de peticiones (el día de su actuación a los artistas les salen amigos de debajo de las piedras), pero en acreditaciones le han cogido cariño al verle doblado bajo el peso de una mochila ENORME, con una infinita paciencia digna de un samurai, y una dulzura propia de un maestro zen. Se han tomado la molestia de venir a preguntarme, y al decírselo a Howe inmediatamente se le han iluminado los ojos. Era un amigo al que hacía más de veinte años que no veía.
Pero mejor es la historia del amigo: estando en el sur de Francia se metió en la web de Giant Sand, y al ver que tenía varios conciertos en España decidió bajar a ver si podía encontrarse con su amigo (¡se conocen desde antes de Giant Sandworms!), y decidió hacerlo... ¡en autostop! Al ver que no llegaba al concierto de Sevilla, cambió de rumbo y se dirigió a Benicàssim, hasta que ha conseguido entrar. Ahora pasea feliz y hace fotos a diestro y siniestro con su pase de toda área por el backstage, mientras suena de fondo Spiritualized.
Esto no podía empezar mejor.

2 Comments:

At 12:10, Blogger Petit said...

definitivament mer a vell ós! m'ha agradat aquesta!

!!!

 
At 23:40, Anonymous Julio said...

¿Y no vale ser amigo tuyo y hacer unas semanas que no nos vemos? Yo el año que viene me presento a la puerta con una maleta y cuatro niños :-)

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home