viernes, marzo 17, 2006

El miércoles fui a ver a Astrud con Jonston y con Jordi Diablo (que ha estado unos días en casa mientras buscaba contactos por el foro para El Piano Ardiendo). La cola de gente en El Sol era la de las grandes ocasiones: doblaba en Jardines y subía un buen trecho Montera arriba. Entradas agotadas días antes, y según Jonston (que fue quien las vendió físicamente) podían haber llenado el doble del aforo. Aun así, la visibilidad era aceptable, y el sonido en El Sol es siempre un lujo.
El concierto era para fans, y como fan declarado me pareció fantástico. No sólo tocaron las cuatro canciones del single de Acuarela, la canción que no pudo ir a Eurovisión (¡el público madrileño coreando una canción en catalán!), las versiones de Pulp y The Magnetic Fields, la ingeniosa y divertida fusión entre Family y Henry Mancini, la hilarante canción sobre "el hombre que lo hace todo en España"... Es que, además, se reinventaron de nuevo como grupo a la antigua usanza, sin programaciones, con batería, ¡con distorsión!
Las versiones de esas canciones que te sabes de memoria, pero con Manolo a la eléctrica, Genís sorprendentemente certero al bajo y un inesperado sonido a indie de los 90, a punk-pop ramoniano, a glam-rock a lo Sparks, que dejó a más de uno descolocado. Hablando de Sparks, Genís se ha dejado un bigote a lo Ron Mael, pero con la iluminación del Sol recordaba mucho más a Willy De Ville.
Lo que más me gustó fue que las canciones funcionasen tan bien como en sus versiones originales, y me gustó más todavía ver a un grupo que se divierte, que no se acomoda y que se atreve a todo en vez de recurrir a la misma fórmula de efectividad comprobada. En fin, que he renovado -si es que necesitaba renovarlas- mi fe y mi admiración por Astrud. Plas, plas, plas.

3 Comments:

At 22:26, Blogger Raquel Márquez said...

Me gustan un montón, Astrud. Aparte de porque sí (porque creo que la música y las letras se sostienen solas sin conceptos ni razones añadidas, que también las tienen), por eso que dices de no acomodarse y de amar lo que hacen.

A veces la gente cree que tiene derecho a meterse justo con esas personas que saben reírse de sí mismas. Un respeto para Astrud, y eso que yo sí necesito renovar un poco mi admiración porque me quedé con mal sabor de boca cuando les ví en el pasado Primavera Sound...

 
At 17:28, Blogger joan said...

fue fantástico, raquel.
y la gente que sabe reírse de sí misma es siempre la que más vale la pena.

 
At 23:05, Blogger Philbert Desanex said...

lo del parecido con sparks se lo comentaba yo a la sebastopola hace unos días! jejeje... buenos estos astrud que leches, muy buenos y eso que reconozco que a mí me entraron más después de verles en directo!

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home