lunes, mayo 03, 2010

Este texto salió publicado el sábado pasado en la edición balear del diario El Mundo, junto a la reseña del concierto de Metal Machine Trio (MM3). La reseña no la hice yo porque la noche del concierto estaba tocando con Jonston en Valencia.


En su momento (1975), Metal Machine Music fue considerado ampliamente como una burla, un escándalo y un desplante: uno de los artistas más exitosos del momento plantaba cara a la industria discográfica e incluso a su público con un disco duro como una piedra, un trabajo conceptual sin fisuras (en el sentido más literal de la palabra) que el mismo Lou Reed reconocía no haber escuchado nunca de un tirón. Grabado en 24 horas con un enfoque frío y matemático (cada cara dura exactamente 16’01’’), Reed estaba dando un barniz rock a las enseñanzas de La Monte Young y los experimentos que llevaban años ejerciendo compositores “serios” como Stockhausen o Xenakis. De hecho, la idea inicial de Reed era editar el disco en Red Seal, especializado en música clásica contemporánea. Pero eso no evitó que las críticas fueran feroces y que el disco fuera rechazado unánimemente, no sólo por el público (que esperaba otro Walk On The Wild Side), sino también por la práctica totalidad de la crítica. No es raro encontrar este disco en las listas de los peores álbumes de la historia, junto con otras maravillas encantadoras como el disco de The Shaggs.
Sin embargo, creo que cualquier fan de Lou Reed (y somos muchos) se habrá enfrentado alguna vez a la escucha de Metal Machine Music, aunque sea por curiosidad. Recuerdo la primera vez que lo hice yo, junto con unos amigos, y las risas adolescentes ante algo tan sumamente feo: nos encantó la actitud (¡qué punk!), pero de ahí a escucharlo entero o volver a ponerlo... eso ya no. Pero claro, eso fue antes de exponer nuestros oídos a las brutalidades de Ryoji Ikeda, Merzbow o Alva Noto, antes de aprender a disfrutar de la inmersión en los drones y la sutileza de las ondas sonoras, antes de apreciar la belleza de los decibelios sin necesidad de acordes abiertos o melodías. Es entonces, cuando observas el trabajo de algunos de los artistas más respetados en la escena actual de la música electrónica, experimental o de vanguardia, cuando ves la foto completa. Ahora sí, los árboles ya te dejan ver el bosque, y ahí a lo lejos ves a Lou Reed, que se adelantó varias décadas asumiendo en un contexto rock la línea evolutiva de la creación sonora más radical y abstracta del siglo XX. Como decía él mismo provocadoramente en las notas interiores del disco: “una semana mía es un año vuestro”. Y aquellas 24 horas fueron 25 años.

6 Comments:

At 14:13, Blogger Little Turtle said...

Y esto en la edicion nacional:

"Lou Reed ha dado un concierto inspirado en 'Metal machine music' su "disco experimental" de 1975, el que, según un consenso bastante extendido, es el peor disco de la historia del rock. ¡Todo el mundo al suelo!"

"Sabía que era música experimental, pero esto es una tomadura de pelo"

O_O

 
At 14:19, Blogger joan said...

el segundo extracto es comentario del periodista o de alguien del público? tienes un link para ver esto?

 
At 18:51, Blogger Celestí Oliver said...

tota raó! idò, aquest cap de setmana jo vaig canviar els drones den lou reed per els de n'alva noto amb signal i va ser brutal! enrampats! l'aforament, però, no era de gent aburgesada sinó de públic que anava a trobar renou terrorista.

 
At 19:48, Blogger Little Turtle said...

ahi me cole. el segundo es de una persona del publico, sin identificar. Luego quien escribe lo contrapone con esta otra opinion "Hace tres meses dejé de fumar, pero hoy me han entrado ganas" :)


http://www.elmundo.es/elmundo/2010/04/21/cultura/1271836240.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/05/01/baleares/1272702885.html

El periodico del viernes no lo tengo, que fue donde se explayaban con lo de peor disco de la historia y demas. Recuerdo que era bastante parecido al primer link que te pongo.

No se como podemos llegar a estos terminos, estamos hablando de La Velvet, que tampoco es sinonimo de sunshine pop. El disco tiene 35 años y me consta que JM Costa ya lo pinchaba en la radio en su momento. A ver quien es el guapo que pone un disco de Mego o Zeitkratzer ahora...

http://enlafrontera.blogspot.com/2010/01/via-limite-especial-mego.html

http://enlafrontera.blogspot.com/2010/04/via-limite-31-zeitkratzer.html

El mismo JM Costa organiza la exposicion de ARTe SONoro que hay ahora mismo en LCE y si te pones a leer un poco en prensa o prensa especializada, los medios siguen con el mismo discurso ruidista: "Ruido que pide a gritos ser arte", "Ruido, mucho ruido"

http://www.elpais.com/articulo/Tendencias/Ruido/pide/gritos/ser/arte/elpeputec/20100423elpepitdc_1/Tes

http://www.abc.es/abcd/noticia.asp?id=14506&num=947&sec=36

Esta visto que los periodistas y criticos de aqui no tienen ningun interes en saber de que va esto.

 
At 21:18, Blogger joan said...

A JM Costa ya lo echaron de Público por irreductible, y la sección de Cultura dio un bajón de calidad considerable...

 
At 22:59, Blogger Pedro Trotz said...

Precisamente ese mismo fin de semana estaba en Madrid, pasando unos dias con Carsten Nicolai y en casa de Andres Noarbe (Geometrik). Aproveché para echarle una última foto al RADAR (su dueño deja la capital y emigra a otras latitudes).

Lo de Carsten-Noto en Madrid fue por un presunto curso que éste daba en La Casa Encendida. Como curso, pues muy poca cosa, la verdad. Pero las cenas y sus consiguientes charlas en Lavapiés valieron más la pena.

Pensaba ir al concierto del Principal, aunque el MMM nunca ha sido disco de mi devoción siempre quise tener los vinilos. Es como el Ying y el Yang. Voy a Madrid para conocer a uno de mis ídolos y vuelvo decepcionado. Viene Lou Reed a la isla y decepciona al público local prácticamente por motivos que supongo diametralmente opuestos.

Joan, ja te diré coses d'en Noto... :)

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home