sábado, noviembre 15, 2008

A veces, el cerebro nos juega malas pasadas. Un par de veces me he quedado bloqueado delante de una persona a la que conocía de toda la vida, porque en ese preciso instante no recordaba su nombre. Una vez saludé por la calle a una persona a la que estaba seguro de conocer: cómo no me iba a sonar su cara, era Boris Izaguirre (por cierto, me devolvió el saludo). Ayer, un promotor que quería contratar a Howe Gelb me preguntó qué disponibilidad de fechas tenía para... Clark Gable.

6 Comments:

At 17:35, Anonymous Héctor said...

Jajajajaja, ¿y a Clark Kent no lo llevas?

 
At 17:44, Anonymous nautilus said...

Pues haberle dado a elegir cualquiera, seguro que Clark tiene la agenda mucho menos apretada que Howe...

 
At 16:46, Blogger Federica Pulla said...

Estimado Arturo,

a mi me pasa lo mismo. Me quedo con las caras, pero los nombres se me borran por completo y a veces lo paso fatal.

Ya sabes, Alberto, la edad y esas cosas.

¡¡ Hasta pronto, amigo Alfredo!

 
At 18:42, Blogger jaume said...

Potser al Boris Izaguirre li passa el mateix que a tu

 
At 16:41, Blogger DDAA said...

por cierto, me devolvió el saludo

Ese namedropping...

 
At 19:23, Blogger joan said...

es para los niños...

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home