lunes, noviembre 12, 2007

Quienes hayan tenido la suerte de ver en el teatro Las tribulaciones de Virginia ya saben a qué me refiero cuando digo que, si estás en Madrid o Barcelona (creo que no la proyectan en ningún sitio más), estás obligado a ir a ver la película de Los Hermanos Oligor. Es un documental bellísimo, emocionante, divertido, mágico. En un momento del metraje, el responsable del festival de títeres de Barcelona dice que hay dos maneras de recuperar el mundo de la infancia para los adultos: en las relaciones sentimentales y en la creatividad lúdica. Creo que está armado de razón.

1 Comments:

At 11:37, Anonymous Héctor said...

Parece una cita de Vaneigem.

Me apunto la referencia, que parece muy chula.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home