viernes, noviembre 18, 2011

Artículo publicado hoy en la edición de Balears del diario El Mundo.

Grandes éxitos de Los Mercados


El otro día comentaba un amigo que Los Mercados sería un buen nombre para un nuevo grupo musical: “¿has escuchado lo último de Los Mercados?”, “¿pero de dónde han salido Los Mercados?”. Qué manera de inspirar temor, qué suspense, qué influencia suprema tienen Los Mercados sobre nuestras vidas. Sería un nombre que no dejaría indiferente, desde luego. Y así, por lo menos, alguien podría poner cara a Los Mercados, a no ser que usáramos fotos promocionales borrosas o llevásemos máscaras y jugásemos al misterio de que nadie sepa a ciencia cierta quiénes somos ni cuánto hay de farol en nuestras aseveraciones, como si de unos falsos Daft Punk o The Residents se tratara. Y podrían usar nuestro MySpace o nuestro Facebook del grupo para “mandar un mensaje de confianza a Los Mercados”, en vez de hacer recortes aquí y allá sin ton ni son, como mensajes en la botella de un cóctel molotov.

¿Y cómo sonarían Los Mercados? En algún momento he pensado que su sonido sería de techno-rock industrial, abrumador y apocalíptico, pero cada vez tengo más claro que debería ser un sonido brutote y simplón, acorde con la ideología anarquista, ciega y destructiva de Los Mercados: porque de eso va todo lo que vienen haciendo Los Mercados desde hace meses, de destruir todo lo que llevamos décadas tratando de construir a base de esfuerzo y consenso. En nuestro entorno cultural, el nihilismo de Los Mercados se ha cargado, con la complicidad del gobierno socialista, todo un sistema de cajas de ahorro que había logrado lo increíble: que los bancos estuviesen obligados por ley a dedicar una parte de sus enormes beneficios a obra social y cultural. Con el más que previsible cambio de gobierno, las cosas no se presentan mucho mejor. Al contrario: la política de recortes va a ser brutal y va a empezar, por supuesto, por la cultura, esa memez prescindible y superflua. No se reducirán los sueldos de los políticos, ni las subvenciones a los partidos, pero el Ministerio de Cultura va a desaparecer para convertirse en una Secretaría de Estado dependiente directamente de Presidencia del Gobierno, sin acceso a los Consejos de Ministros (esto es, a las peleas por los presupuestos) y con un dirigismo político indisimulado de toda la actividad cultural. Por no hablar de que, a partir de ahora y gracias a Los Mercados, la cultura va a tener que ser rentable y enfocada bien a la exportación o bien a la atracción del turismo cultural. Del bienestar inmaterial y el florecimiento cultural de la población en sí ni se habla, eso a Los Mercados se la trae al pairo. El dinero es lo que cuenta.

Bien mirado, Los Mercados no debería ser un grupo musical, sino más bien un partido político formado por terroristas camuflados. Así por lo menos sabríamos a quién votar el domingo: ¿por qué no hablar claramente y decir: “mire usted, puede votarme a mí pero en realidad está votando a Los Mercados, yo voy a hacer lo que me digan”? Pero este domingo votaremos a unas marionetas ambiguas que siguen ahí porque no saben hacer otra cosa, porque llevan desde 1.977 chupando del bote y no quieren dejar de exprimir el chiringuito mientras Los Mercados les dejen y no les hagan un Full Monti, poniendo directamente y a dedo a un tecnócrata al timón, como en Italia.

Lo bueno de esto es que la cultura se convertirá en instrumento de subversión y creatividad desbordada (contra Los Mercados vivíamos mejor), y ganarán aún más valor iniciativas como las de Pecan Pie, que desde la autogestión más absoluta sigue acercando hasta aquí a joyas ignotas del folk norteamericano como los canadienses Evening Hymns, que tocan el próximo jueves 24 (en fantástico doble cartel con Poomse) en el Teatre Mar i Terra de Palma. Que ustedes lo voten bien, nos vemos en el Mar i Terra antes de que lo privaticen.

2 Comments:

At 14:03, Blogger Pedro Trotz said...

Rubaljoy y Los Mercados... ¡m'agrada! ;)

 
At 15:16, Anonymous Aitor said...

Qué bien que alguien lleve a Evening Hymns a Palma. Tienen un directo precioso, muy apropiado para un teatro.

Tengo muchas ganas de que publiquen su nuevo album. Estoy seguro de que poco a poco se irán haciendo un nombre y dejarán de ser una joya ignota para ser simplemente una joya ;)

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home