martes, mayo 10, 2011

Lo dije en la entrada anterior: este blog es veterano. Por lo tanto, puedo recurrir a la hemeroteca cuando algo me recuerda a otra cosa que ya pasó anteriormente. Estos días se habla del posible parón de varios escenarios en el festival Primavera Sound porque coincide con la final de la Champions. Evidentemente, la gente que pasa del fútbol ha puesto el grito en el cielo y la polémica está servida.
Yo tengo claro que el mejor festival de Europa no puede modificar sus planes porque hay un partido de fútbol. Ojo, que a mí me gusta ver un buen partido de vez en cuando, pero hacer eso sería reconocer que el fútbol es más importante que la música (y ojo, no hablamos de cualquiera: Fleet Foxes o PJ Harvey tocan ese día), y por ahí no paso. Eso que lo digan en el Marca, si quieren.
El caso es que esto me ha recordado lo que escribí aquí mismo en mayo de 2003: el festival aquel año coincidía con Eurovisión (que al menos es música, y gusta a mucha más gente de la que pensamos), y también con la jornada de reflexión anterior a las elecciones generales. En aquella ocasión, escribí esto:

"Por suerte, nos gusta la música y este fin de semana de eurovisiones y memocracias estaremos todos lejos, en nuestro mundo paralelo (irónicamente situado en el Pueblo Español: ¡nosotros somos el Pueblo Español!). Estaremos viendo la TV, sí, pero la de Tom Verlaine y sus Television. Y, para cuando volvamos a estar de nuevo en la sacrosanta seguridad de nuestra casa, todo habrá pasado".

Pues eso. El mundo paralelo y tal. No dejen que lo invadan.

1 Comments:

At 15:05, Blogger Pinchadiscos said...

Por muy importante que sea el partido me parece vergonzoso el solo hecho de que los organizadores se planteen cualquier cambio, el que sea. Que encima modifiquen el horario o haya la posibilidad de poner una pantalla...en fin, no tengo palabras (o prefiero no utilizarlas).

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home