martes, septiembre 15, 2009

Abundando en el tema de la entrada anterior, el hype internacional con más consistencia últimamente es The xx: cuatro jovenzuelos de Londres que enganchan con sus melodías oscuras, líneas de bajo sinuosas y ritmos repetitivos. Parece que ningún blog que se precie puede dejar de hablar de ellos, no ya para ser los primeros, pero sí por lo menos para demostrar que están al quite. Pues bien, llevo diciendo desde antes del verano que lo último que me había sorprendido y gustado mucho era un grupo nuevo que se llamaba The xx. El single Crystalized lo tuve en repeat durante mucho tiempo mientras preparábamos las últimas semanas antes del FIB, y sigo sin cansarme de escucharlo.
La culpa fue de quienes ejercieron de descubridores para mí: Juan Manuel Freire y Claudia Ortiz en la web Playground, que destacó la canción ya en abril.
Ahora todo el mundo está hablando de ellos, y en las próximas semanas, esos medios especializados que están ahora preocupados pensando en cuáles han sido los mejores discos de esta década (que para eso sí que se anticipan) se desperezarán y empezarán a hablar de ellos. ¿Por qué ahora? Pues porque acaban de sacar su disco largo. Parece que sólo se puede hablar de un grupo, sólo se les puede tomar en serio cuando por fin editan su debut en formato largo. ¿No era Crystalized una gran canción hace cinco meses, al menos tanto como ahora?
Yo creo que eso va contra la esencia misma de la música pop, cuyo formato básico es la canción, no el LP. Por mucho que pueda haber muchos elepés con un listado de canciones impecables, coherentes de principio a fin, con una base conceptual o estilística intachable, lo esencial en el pop es siempre la canción como elemento único y diferenciado.
Esos mismos medios especializados han visto ya cómo les cogía otra vez el toro con el último EP de Delorean: como no era un disco largo/serio, sino sólo cuatro canciones, no se considera merecedor de más que una reseña en la sección de singles, una noticia breve o una nota a pie de página. Pero es entonces cuando llegan medios que prestan más atención a lo que hay, a lo que está pasando y ¡zas!, ¡toma crítica en Pitchfork, toma mención en The Guardian, toma recomendación en el NME! El grupo ya había remezclado a The Teenagers, a Lemonade, a Mistery Jets, pero eso debía parecer poca cosa para hacerles el caso que merecían (ahora, y no dentro de medio año). Pero entonces sacan un EP que, aunque pasa casi desapercibido en España, a cambio hace mucho ruido fuera y ¡zas!, ¡toma remezcla a Franz Ferdinand! También están preparando una remezcla a The Big Pink y ¿sabes a quién más? Precisamente, a The xx. Y, mientras tanto, los medios españoles mirando para otro lado.

1 Comments:

At 08:32, Anonymous joan-k said...

Totalmente de acuerdo. Y añado que en algunos casos resulta más serio, conciso y recomendable el EP que el álbum, muchas veces rellenado a las bravas para complacer la demanda del mercado y la prensa.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home